Cuando escuchamos la palabra “hierro”, lo más probable es que nos venga a la mente una simple barra de metal. Sin embargo, este material permite realizar maravillosas creaciones. Pero, hierro forjado y hierro fundido no son lo mismo. ¿Conoces la diferencia?

Qué es el hierro forjado

El hierro forjado es un material de trabajo que permite moldear casi cualquier pieza que deseemos. En lugar de realizar meras copias que hayamos visto antes en Internet o en revistas de decoración, nos da la oportunidad de crear bellísimas obras de arte totalmente únicas y exclusivas.

Igual que sabemos que no hay dos gotas iguales, con el hierro forjado sucede lo mismo. Cada diseño que se realiza en este material va a tener sus propios detalles particulares. De este modo, todos serán obras totalmente irrepetibles e imposibles de copiar.

Sin embargo, conviene distinguir entre hierro forjado y hierro fundido. Pata trabajar el primero de estos materiales se utiliza un yunque. En el caso del hierro fundido, este se vierte en moldes dentro de hornos a altas temperaturas. Aunque hierro forjado y hierro fundido nos parezcan lo mismo, las diferencias son notorias.

Sobra decir que entre hierro forjado y hierro fundido, el primero es muchísimo más complejo de trabajar. De igual modo, las creaciones finales son de una exclusividad inigualable, de ahí que el precio sea superior.

En cuanto a las habilidades requeridas para trabajar hierro forjado y hierro fundido, cabe destacar que los muebles realizados en forja son considerados piezas de gran valor artístico. Un equivalente podrían ser los cuadros de un pintor o pintora de gran fama.

Diferencias entre hierro forjado y hierro fundido

Para advertir la diferencia entre hierro forjado y hierro fundido, debemos prestar atención a ciertos detalles cuando observamos una pieza realizada en este material.

El primero de ellos hace referencia a la apariencia de estas obras. Cuando se ha utilizado el hierro forjado, las piezas se asemejan a la plastilina. Así, es muy común que aparezcan pequeñas marcas en la superficie.

Una diferencia importante ente hierro forjado y hierro fundido está en los diseños. A menudo observamos creaciones basadas en la naturaleza y con formas orgánicas, como hojas o pétalos de flores. Estas son posibles únicamente cuando trabajamos en forja.

Estos pequeños detalles se utilizan también en el hierro forjado para esconder las soldaduras. Cuando se trabaja fundiendo el metal, los acabados suelen ser menos atractivos y no se ocultan los puntos de soldadura.

También, el grosor a lo largo de las piezas es un detalle claro para distinguir entre hierro forjado y hierro fundido. Este último mantiene el grosor, incluso en las curvas; los diseños en forja varían su grosor en cada punto.

Por último, otra diferencia notoria entre hierro forjado y hierro fundido se observa en la pintura. Cuando el metal se funde, suele emplearse una capa de pintura uniforme. En cambio, los muebles de hierro forjado necesitan aproximadamente 5 o 6 capas de pintura. Además, el acabado final puede ser, por ejemplo, decapado o imitando al óxido. Esto dependerá si queremos darle un look más moderno o vintage.

Conociendo las diferencias entre hierro forjado y hierro fundido, podemos valor en mayor medida el trabajo que se esconde tras el primero. En VirginiArt somos profesionales de la artesanía y podemos diseñar una obra de arte exclusiva para ti.

One thought on “Hierro forjado y hierro fundido: diferencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *