Los espejos forman parte de la decoración del hogar desde siempre. Al menos en el cuarto de baño, toda casa tiene un espejo. Pero también se suelen colocar los espejos en el salón, en el recibidor, o incluso en el dormitorio principal. No es sólo una cuestión de practicidad, sino también de estética.

Mejores ubicaciones para colocar los espejos

Son imprescindibles para poder mirarnos en ellos, peinarnos o comprobar el propio aspecto. Pero también tienen un valor decorativo fundamental. El tamaño, el estilo del marco, el lugar donde se ubican y de la luz que reflejan marcan la diferencia de uno a otro.

En la mayoría de los hogares hay como mínimo un espejo grande, para poder mirarnos de cuerpo entero. Es la mejor manera de comprobar cómo nos queda la ropa que hemos escogido, qué aspecto general presentamos etc. Por este motivo, los espejos de gran tamaño suelen estar en el vestidor, o el dormitorio.

Los espejos grandes

Tipos de espejos grandes hay muchos, y como colocar los espejos varía en función del estilo que hayamos escogido. Pueden requerir una sujeción a base de tornillos, o si son más ligeros unas ventosas. Los hay de gran tamaño con marcos pesados de madera, éstos suelen colocarse apoyados en la pared. Podemos escoger un espejo de forja en gran tamaño, así le daremos un toque diferente a nuestro hogar.

A la hora de colocar los espejos en el salón o dormitorio, es importante tener en cuenta que no refleje nuestra presencia. Nuestro reflejo en el cristal puede causar distracción e impedir la relajación. Esto se ha de tomar en cuenta especialmente en los dormitorios.

Los espejos medianos y pequeños

A la hora de colocar los espejos medianos y/o pequeños contamos con la ventaja de su fácil manejo. Generalmente, la parte idónea es en el recibidor, si tenemos espacio suficiente. Podemos crear un recibidor de forja a medida para crear un espacio único y sorprendente.

Si no disponemos de tanto espacio, el salón puede dar cabida perfectamente a un espejo mediano. El pasillo, es otro lugar donde los espejos pueden ayudar a propagar la luz de forma muy adecuada.

Cómo colocar los espejos para crear sensación de amplitud

De la misma forma que pintamos las paredes en colores claros, el uso de espejos es un recurso muy utilizado. Tanto el color, como la luz que reflejan los espejos crean una sensación de mayor amplitud. Eso sí, hay que saber bien dónde colocarlos para que puedan crear el ambiente deseado.

Si colocamos un espejo frente a una pared opaca, por ejemplo, el espejo sólo ampliaría esa opacidad.  De la misma manera, no es conveniente que los espejos reflejen zonas de la casa que nos trasmitan incomodidad. Por ejemplo, un rincón desordenado, una pared agrietada o con manchas de humedad, el trastero, etc.

Por este motivo, antes de instalar el espejo, es conveniente comprobar lo que refleja. Si lo que refleja es de nuestro agrado, entonces podremos colocarlo y aprovechar todas sus virtudes. Lo mejor sería personalizar el espejo a nuestro gusto para darle un valor añadido.

Si quieres diseñar tu propio espejo, la forja es un material que te permite hacerlo. En Virginiart trabajamos la forja para crear diseños personalizados y únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *