La forja es un material extremadamente versátil. Nos da la oportunidad de integrarlo tanto en los ambientes rústicos como en aquellos con una estética más industrial. ¿Quieres aprender a combinar el estilo tradicional con la decoración con muebles de forja?

La decoración rústica con muebles de forja

Los ambientes con una decoración rústica se caracterizan por el uso de madera y piedra, principalmente. Son frecuentes las estructuras y las vigas de madera, los suelos de parqué o techos inclinados cubiertos con bellas tejas.

A menudo nos encontramos también con irregulares paredes de piedra o con magníficos ladrillos a vista. Estos materiales suelen combinarse con muebles de madera, que crean esa peculiar esencia antigua tan demandada en los últimos tiempos.

En estos ambientes decorativos la forja se utiliza para crear un contraste. La madera, por el contrario, como venimos diciendo, se emplea para vestir la gran mayoría de los muebles a juego con las estructuras de las habitaciones.

La forja destaca cuando aparece en forma de pequeños detalles. Su elegancia y saber estar atrae inevitablemente las miradas y la atención de quienes observan. Además, combina a la perfección con este tipo de estilos.

El hierro forjado, lejos de desentonar, tiene la capacidad de integrarse estupendamente con el resto del mobiliario. Una de las ventajas que nos ofrece es la posibilidad de elegir un tratamiento en particular para el acabado final.

Cómo dar esos pequeños detalles

Además de elegir muebles únicos que den ese detalle tan especial a nuestras habitaciones, el acabado es también importante. Por ejemplo, podemos utilizar una tonalidad lisa que combine con la paleta de colores empleada en el hogar.

Así, un espejo de forja con románticas volutas de estética francesa puede transformar por completo nuestro recibidor. Es una forma sencilla pero muy acertada de darle un nuevo aire a esta parte tan importante de la casa. Las primeras impresiones son las que cuentan.

También en nuestro dormitorio podemos disfrutar de la elegancia de un mueble hecho de hierro forjado. Los cabeceros de forja pueden llegar a ser muy originales. En VirginiArt los encontramos con formas orgánicas que nos recuerdan a la naturaleza.

Estas extraordinarias piezas de metal nos transportan a una época de ensueño, rodeados de barro cocido y paredes de piedra irregular. Para integrarlas utilizaremos las tonalidades blancas o los tonos beige, muy tradicionales en el estilo francés rústico, también llamado french country.

Puesto que la luz es de vital importancia en la decoración del hogar, debemos tenerla en cuenta. Si utilizamos los colores claros en los muebles para respetar la estética tradicional, conviene añadir un toque de color a través de los tejidos. El lino o el algodón, tejidos naturales, son los más acertados.

Otra sencilla manera de utilizar la decoración con muebles de forja en estilos rústicos es mediante mesas de centro o banquetas. Estas últimas pueden utilizarse tanto en la entrada como en el dormitorio, así como en los salones.

Otros estilos de decoración con muebles de forja

Los muebles de forja también pueden ser utilizados en los ambientes con estética industrial. Un mismo mueble puede resultar uno totalmente diferente cuando lo ubicamos en un estilo distinto.

Este tipo de estética ha cogido fuerza en los últimos años, por lo que le dedicaremos un artículo próximamente. Así podréis conocer todos los secretos de este tipo de decoración con muebles de forja.

 

2 thoughts on “Decoración con muebles de forja: ambientes rústicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *